Otra manera de informar

Artículos y noticias veraces, amenas y
buscando el lado humano

Gracias por un año más

Fecha: 
09/01/2018

Cuando tengas entre tus manos esta nueva edición impresa significará que ya hemos cumplido 18 años.

Alcanzar esta cifra tan especial, la mayoría de edad que se suele decir, nos provoca una enorme satisfacción al equipo humano que conformamos este periódico, que a diario luchamos por este bonito proyecto de ayudar a difundir lo mucho y bueno que tiene Palencia y su provincia, sus empresas, sus municipios, sus valores pero, sobre todo, las personas que conforman esta singular tierra que, sinceramente, lo tiene todo.

Tras estos 18 años han sido muchos los momentos compartidos con vosotros y muchas las situaciones que juntos hemos vivido y superado. Es por ello que nos gustaría daros, de todo corazón, las GRACIAS por permitirnos seguir con este proyecto, por darnos vuestra confianza.

Sin vosotros no somos nada y juntos esperamos seguir avanzando y recorriendo este camino, que nadie dijo que fuera fácil, pero os podemos asegurar que conservamos las mismas ganas e ilusión que en esa primera edición que vio la luz un frío día 23 de diciembre de 1999.

Como en la vida, todos los proyectos tienen a veces problemas ajenos a nuestra voluntad, que nos provocan mucha impotencia, rabia y desesperación.

Os cuento esto muy a mi pesar porque no me gusta hablar mal de ninguna empresa, pero hay veces que uno tiene que desahogarse y, sobre todo, informar a los que hayan llamado los últimos 23 días a nuestras lineas fijas de teléfono de Palencia y León.

La historia en cuestión es el atropello que, nuevamente, han hecho con nosotros ONO (ahora Vodafone). El pasado 30 de noviembre dejaron de funcionar las 4 líneas de teléfono fijo, líneas que como podéis imaginar son muy usadas por clientes que quieren insertar anuncios gratuitos por palabras de León y Palencia. Después de decenas de llamadas improductivas los 16 primeros y largos días sin teléfonos fijos, he seguido investigando y llamando desesperado a todos los conocidos que trabajan en Madrid en la central de Vodafone hasta que hace unas horas, y tras interminables conversaciones internas que han hecho durante los últimos cinco días pegándose contra toda la burocracia técnica mi amigo Óscar Sanz y Manuel Alonso, a quienes les estoy muy agradecido, he podido recuperar las cuatro líneas gracias al trabajo del técnico que visitó el periódico el primer día y al que no dejaron terminar su cometido por sus absurdos protocolos internos.

Como véis las grandes empresas como Vodafone sufren muy a menudo las “deseconomías de escala” que hace que los problemas sencillos de resolver se vuelvan en odiseas que pueden llegar a tambalear la estructura de una pequeña empresa como la nuestra.

Una auténtica vergüenza Vodafone, algo que podía estar resuelto en muy poco tiempo ha durado 23 días pudiendo haber sido más si no llego a conocer a nadie dentro.

Tipo: 
Editoriales